¿Por qué no deberíamos extrañar los embutidos de nuestro país?

Efectos perjudiciales de los embutidos en la salud.

En mayo del 2010, un equipo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard en Estados Unidos compiló y analizó 20 estudios llevados a cabo en 10 países a cerca de aproximadamente un millón de personas sobre la influencia del consumo de carnes procesadas (embutidos) en la salud; concluyendo que éste puede aumentar el riesgo de diabetes y enfermedades coronarias.

En estos estudios se descubrió que con consumir 50 gramos de embutidos al día, equivalente a aprox. tres rebanadas delgadas de jamonada o tres minisalchichas, el riesgo de padecer afecciones al corazón aumenta en 42% y a padecer de diabetes en 19%. Esto se debe a su alto contenido en colesterol, grasas saturadas, sal y preservantes. Sin embargo, son estos dos últimos el valor agregado que diferencia a los embutidos de cualquier otro alimento rico en colesterol y grasas saturadas.

  

Equivalente a 50Gr. de embutido. 

Fuente: Milenka Palacios Chávez

En este sentido, en cuanto a la sal que traen los embutidos, los elevados niveles de sodio en el cuerpo hacen que en algunas personas se incremente la presión arterial, con lo cual las arterias terminan dañándose y el flujo sanguíneo al corazón se torna aún más tedioso, pudiendo a la larga desencadenar un infarto.

Asimismo, en cuanto a los preservantes, en este caso a los nitratos, se ha visto en estudios con animales que estos pueden promover la formación de placas de grasa en las arterias y reducir la tolerancia a la glucosa, desencadenando así problemas al corazón y diabetes (Para mayor información sobre la Diabetes, dé clic en: http://www.diabetes.org/diabetes-basics/type-2/).

Finalmente, cabe resaltar que la Revista Británica del Cáncer encontró que por cada 50 gramos de carne procesada en la dieta diaria, el riesgo de desarrollar un cáncer al páncreas aumenta en 19%. Es por ello que se recomienda consumir no más de 70 gramos diarios entre carnes rojas y embutidos al día. Sin embargo, aún es necesario corroborar si la asociación va netamente ligada al consumo de embutidos o a llevar a factores externos como la obesidad que pueden influir en esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s